jueves, 8 de noviembre de 2012

Las obligaciones incumplidas amenazan la biodiversidad

Con la directiva Europea Hábitats, aprobada hace 20 años, se creó la Red Natura 2000 para la conservación de la biodiversidad. La clase política celebrará mañana el aniversario en el Parque Nacional de Cabañeros, pero no toma las medidas necesarias para proteger sus áreas marinas y terrestres. Ecologistas en Acción subraya que la falta de planes de gestión y zonas de especial conservación son un claro incumplimiento de la directiva.

El Estado español es el que mayor superficie aporta a la Red Natura 2000, con un total de 138.000 kilómetros cuadrados. El 27,4% de su superficie terrestre está incluida en esta red. Pero estas cifras no reflejan una realidad que debe ser corregida urgentemente: Solo un 20 por ciento de esas áreas se han declarado como zonas de especial protección.

+INFO:

lunes, 6 de febrero de 2012

Grave riesgo de regresión en política de biodiversidad


La comparecencia de ayer del Ministro de Medio Ambiente Arias Cañete en la Comisión de Agricultura Alimentación y Medio Ambiente puso en evidencia para Ecologistas en Acción las intenciones de des-regulación y de regresión en las políticas de Biodiversidad, centrándose la legislatura en modificar la normativa básica en lugar de concentrarse en su aplicación. Lo que hará imposible que el Estado español cumpla el objetivo asumido de detener la pérdida de biodiversidad para 2020. 

El Ministro de Medio Ambiente centró su comparecencia relacionada con la conservación de la naturaleza en anunciar cambios en la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad, sin especificar que cambios pretende realizar; en modificar la protección de las especies “racionalizandola” revisando las disposiciones ya aprobadas; en compatibilizar la conservación de la naturaleza con su uso turístico; en revisar el Real Decreto de especies invasoras para “buscar formulas de acuerdo” con quienes pretenden seguir fomentando la introducción de las mismas; y en declarar la Sierra de Guadarrama como Parque Nacional, pese a que el proyecto existente es contrario a la normativa de Parques Nacionales.

+INFO

viernes, 31 de diciembre de 2010

2011 Año Internacional de los bosques: Es hora de actuar.

Ecologistas en Acción insta a toda la sociedad española a celebrar el Año Internacional de los Bosques informándose de la importancia de los bosques para todos los seres vivos y participando en las muchas
actividades que se organizarán, mientras que a las administraciones les reclama la paralización del actual ritmo de deforestación, muy ligada al desarrollo urbanístico y a una insostenible explotación forestal.

El 20 de diciembre de 2006, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la resolución por la que se declaraba 2011 Año Internacional de los Bosques, con el objetivo de concienciar a la opinión pública de que los bosques son esenciales para la sostenibilidad del planeta debido a los beneficios económicos, socioculturales y ambientales que proporcionan.. Esta celebración, cuando acaba el año dedicado a la diversidad biológica, puede causar cierto escepticismo de la utilidad real de estos eventos, pero Ecologistas en Acción espera que al menos servirá para concienciar de la importancia de los bosques tanto por su valor intrínseco como por los servicios ecosistémicos tan importantes que generan y de los cuales dependemos.

Los bosques que todavía cubren más del 30% de todas las tierras del mundo, contienen el 90% de la biodiversidad terrestre conocida y aproximadamente el 60% de toda el agua del planeta proviene de áreas
boscosas. Calculándose que alrededor de 1.600 millones de personas dependen directamente de los recursos forestales para su supervivencia.

Además, en el actual contexto de cambio climático los bosques son esenciales para regular el clima, para conservar la biodiversidad y lo suelos, así como para asegurar los derechos y medios de vida de los
pueblos dependientes de ellos.

Sin embargo, la transformación, explotación y degradación de los bosques siguen por senderos insostenibles que se convertirán en irreversibles a medio plazo. En las últimas décadas se sigue observando una elevada tasa de deforestación que hace que la disminución de la superficie de los bosques primarios siga siendo brutal, lo que junto a una degradación forestal constante por todas partes, hace que se esté poniendo en jaque a la biodiversidad forestal.

En el Estado español la deforestación continúa, tanto por cambios del uso del suelo, con fines urbanísticos y la intensificación agraria, como debido a una insostenible explotación forestal. Por ello, Ecologistas en
Acción insta a todas las administraciones competentes a detener el actual ritmo de deforestación, a la aprobación de Planes forestales de gestión, a la coordinación de todas las políticas forestales, y a
promover la certificación FSC de sus bosques, sobre la base de dos principios esenciales, la sostenibilidad, entendida como la gestión y uso de los bosques de tal forma e intensidad que se mantenga la biodiversidad, productividad y la capacidad de resiliencia, y por otra parte, la multifuncionalidad, principio por el que los terrenos forestales deben de cumplir en la medida de lo posible con sus múltiples funciones ambientales, ecológicas, protectoras y económicas.

Además, Ecologistas en Acción anima a todos los ciudadanos a aprovechar este año internacional para conocer los bosques y su importancia, para lo que organizará durante todo 2011 diversas actividades de
sensibilización y de denuncia del actual ritmo de destrucción de los bosques.

jueves, 30 de diciembre de 2010

Balance del 2010: Año Internacional de la Biodiversidad

Ecologistas en Acción considera que pese a haber sido declarado 2010 el Año de la Biodiversidad, las administraciones españolas lo han convertido en el año de la desprotección y de la destrucción de la Biodiversidad. Y aunque se han producido algunos avances, especialmente en la concienciación de la población, la pérdida de biodiversidad en lugar de reducirse sigue aumentado.

2010 era la Meta a nivel europeo y mundial para detener la pérdida de biodiversidad, pero la falta de voluntad política ha impedido lograrlo, sin embargo, de forma paralela, las administraciones han continuado con un modelo de desarrollo muy destructor de la biodiversidad. Las administraciones españolas, incluidas las ambientales han prestado más atención a los intereses personales o partidistas, el amiguismo y la progresiva desafección de la clase política ante cualquier compromiso medioambiental, desconociendo de la importancia de la biodiversidad y su relación directa con la calidad de vida de los seres humanos.

Para Ecologistas en Acción, 2010 ha sido el año de la desprotección, lo que supone un gravísimo retroceso en la conservación de la naturaleza, como lo demuestran los siguientes ejemplos:

- La desprotección de la biodiversidad en Canarias mediante la aprobación del nuevo catalogo de especies protegidas, que ha eliminado ó reducido la protección a buena parte de las especies canarias, para así poder continuar con la destrucción de los espacios naturales canarios y especialmente la construcción del Puerto de Granadilla.

- La desprotección de los espacios naturales protegidos de Andalucía mediante el "decretazo" que pretende supeditar la planificación de los espacios naturales protegidos a los planes urbanísticos de los municipios.

- La desprotección de la Sierra de Guadarrama mediante la aprobación del PORN de la Sierra de Guadarrama de la Comunidad de Madrid, que pretende aumentar el desarrollo urbanístico.

- La desregulación de la caza con parany en el País Valenciano, con la autorización, de forma ilegal, de la caza de cientos de miles de zorzales, la especie objetivo, pero también de otras muchas especies protegidas, al ser el parany un método masivo y no selectivo.

- La desregulación en Castilla y León, que ha habilitado un sistema para aprobar como leyes los planes y proyectos que en cada caso considere de excepcional interés para la región, impidiendo el control ciudadano y jurisdiccional de sus decisiones. Es el caso de la Ley de modificación del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Parque Natural de Fuentes Carrionas (Palencia) para permitir la, antes prohibida, construcción de la estación de esquí de San Glorio, o la construcción de Meseta Ski en una zona incendiada en 1999 cuando la normativa establece claramente que el único fin que pueden tener los terrenos incendiados es la reforestación.

Pero además ha sido el año de la destrucción de la biodiversidad, destacando por su importancia proyectos como la construcción de una nueva estación de una estación de esquí y un complejo urbanístico en el valle de Castanesa (Aragón); la construcción de un vertedero en una importante zona para el águila imperial en Toledo (Castilla La-Mancha); la ampliación del puerto de Ibiza (Baleares), la construcción de la mal llamada Ciudad del Medio Ambiente en Soria (Castilla y León), o los proyectos de la Refinería de Balboa en Extremadura, el Puerto exterior de Pasajes (Euskadi), y una decena de proyectos de autovías y autopistas en todo el Estado español con previsiones de trafico minúsculas y gran impacto ambiental.

Y como broche final a 2010, el recien nombrado Presidente de la Generalitat de Catalunya ha decidio eliminar el Departamento de Medio Ambiente, repartiendo sus competencias entre Agricultura y Política Territorial, un grave retroceso para la conservación de la biodiversidad con la excusa de la crisis económica.

Sin embargo la declaración por Naciones Unidas de 2010 como Año Internacional de la Biodiversidad ha permitido comprobar la existencia de algunos ligeros avances. Estos avances han sido especialmente importantes en el incremento de la concienciación de la sociedad sobre la importancia de la biodiversidad, gracias en buena medida a las campañas de concienciación desarrolladas por algunas administraciones,
como la Fundación Biodiversidad, y las organizaciones ecologistas.

Pero también ha habido buenas noticias en otros aspectos, tales como la aprobación por el Gobierno español de los Principios de Cibeles sobre Biodiversidad, que fueron muy importantes a la hora de que la Unión Europea aprobase una adecuada Meta de detención de la pérdida de biodiversidad para 2020; algunas declaraciones negativas de impacto ambiental para proyectos insostenibles, como la Autovía dos Mares, la prohibición de la entrada de madera de origen ilegal en la Unión Europea, varias actuaciones judiciales de gran importancia, y tímidos avances en la aplicación de la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Repsol contamina y amenaza la biodiversidad del Mediterráneo

Ecologistas en Acción denuncia que el vertido del pasado 22 de diciembre ha sido el mayor de los últimos 10 años en la zona, a tan sólo 45 km del Delta del Ebro, amenazando el medio marino, sus ecosistemas y amplias pesquerías y zonas de productividad de la zona. La organización ecologista denuncia la pasividad de la administración ante multinacionales como Repsol y exige que responsabilice a los culpables.

El pasado 22 de diciembre Repsol causó el mayor vertido de los 18 producidos en la zona. El crudo vertido, entre los 120.000 y 180.000 litros, llegó a cubrir un área de 19 km2 que se acercó hasta unos 25 km de la costa. El viento fuerte llevó la mancha mar adentro y después se dispersó creando fragmentos de crudo muy perniciosos. Según la dirección del viento, estos fragmentos pueden llegar hasta la costa Balear con un impacto adverso a sus ecosistemas. Sin embargo, el alquitrán que se producirá gradualmente a partir de las manchas llegará a las costas de Baleares y Tarragona afectando así a diversas especies marinas en cadena.

Ecologistas en Acción denuncia que este vertido de crudo pone en riesgo pesquerías importantes de Cataluña ya que, a disolverse o precipitar afecta a toda la cadena trófica marina, desde moluscos hasta mamíferos y aves. La ubicación de la plataforma coincide con una de las zonas más importantes para el desove y cría de peces de importancia comercial en Cataluña como la sardina, y denunciamos la indefensión a la que se ve sometido el sector pesquero ante vertidos de Repsol ya que, las capturas del próximo año pueden peligrar.

Ecologistas en Acción recuerda que en mar abierto, un enorme porcentaje del crudo se evapora rápidamente produciendo gases tóxicos, otra parte se disuelve en el agua (los compuestos más ligeros y tóxicos a corto plazo), y el resto se convierte en agregados que se desplazan por la superficie del agua (depositándose con el tiempo en el fondo marino afectando a organismos bentónicos, base de la cadena trófica). Otros graves efectos nocivos sobre el medioambiente y la salud de las personas se deben a que contienen hidrocarburos aromáticos policíclicos y mercurio, compuestos conocidos clínicamente por su carácter cancerigeno, mutagénico y teratogénico, siendo alarmante que el índice de cáncer en esta provincia catalana ha aumentado mucho en los últimos años.

Ecologistas en Acción, ante la falta de conocimiento para enfrentarse a estas catástrofes, la nocividad de los compuestos que quedan en el agua y en la cadena trófica, y la envergadura de las consecuencias que quedan para todos, exige:

- Que la Justicia condene por la vía civil y penal a Repsol y a los responsables directos del accidente por cometer un delito ecológico

- Que la Generalitat de Catalunya, como administración ambiental, se persone como acusación particular en estas causas judiciales, por la afectación del vertido a los ecosistemas marinos y al Parque Natural del Delta de l’Ebre

- Que el Estado no permita la creación de 2 pozos más para extraer mayor cantidad de petróleo por poner en riesgo la salud del mar, sus recursos, y la salud de los ciudadanos de la zona.

- Que el Gobierno Central deje de ofrecer cualquier apoyo o ayuda a las empresas transnacionales petroleras españolas, todas ellas con intereses estratégicos en negocios sucios, como la extracción de petróleo o gas en lugares de alto valor ecológico y social

- Se apueste de forma decidida y clara por una fuerte política de inversión en energías renovables ante la grave incidencia de las energías fósiles sobre la salud humana y el cambio climático. Estas energías renovables generarían mucho más empleo, contaminan menos que los combustibles fósiles y no son una grave amenaza para nuestros ecosistemas.