miércoles, 23 de diciembre de 2009

Gestión forestal insostenible del grupo ENCE

La empresa forestal Silvasur, del Grupo papelero ENCE, no cumple los mínimos requisitos de gestión forestal sostenible en sus actuaciones en la Sierra de Huelva

Las organizaciones ecologistas Greenpeace y Ecologistas en Acción han enviado la semana pasada un documento a la empresa Silvasur, perteneciente al Grupo ENCE, en el que analizan la deforestación producida durante los aterrazamientos realizados en los últimos meses en el término municipal de El Berrocal, Huelva. En dicho documento, que tiene por objetivo difundir en ámbitos académicos y de certificación forestal los efectos ambientales negativos de estas actuaciones, se analizan los incumplimientos de los estándares de gestión forestal que han permitido a Silvasur obtener el certificado forestal PEFC.

“La sociedad civil es consciente que el certificado forestal PEFC es sólo un lavado de imagen” ha señalado Miguel Ángel Soto, responsable de la Campaña de Bosques y Clima de Greenpeace España. “Pero lo que está haciendo Silvasur en los montes de El Berrocal ha superado todos los límites, incluso los de los sistemas de certificación menos exigentes y comprometidos”
Entre los meses de mayo y noviembre del presente año 2009 la empresa SILVASUR ha realizado trabajos de eliminación de la vegetación y preparación del terreno para la plantación de eucaliptos en diversas fincas bajo su gestión, una de ellas incluida dentro del Paisaje Protegido de Río Tinto, de la Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía (RENPA). Los hechos denunciados son los siguientes:

Las antiguas terrazas realizadas en los años 70 con tractores medianos han sido “repasadas” y ampliadas con bulldozers de mayor tamaño que han remodelado los taludes, eliminando arbolado y matorral noble adulto, fundamentalmente alcornoques, madroños, lentiscos y brezos situados en los taludes. Algunos de los ejemplares de alcornoque eran ejemplares adultos con diámetros superiores a los 40 cm.

Las terrazas y plataformas construidas han quedado en su mayoría desnudas de vegetación. Las raíces de los ejemplares aislados han sido fuertemente dañados por la maquinaría por lo que su viabilidad está también comprometida. La corta a hecho de eucaliptos, destoconado, eliminación de la vegetación, movimientos de tierra y arado posterior del terreno ha supuesto la alteración del perfil topográfico del terreno, lo que además de modificar la estructura del suelo y hacerla más sensible a la erosión, ha supuesto la emisión a la atmósfera del carbono acumulado en el suelo durante décadas.

En numerosos casos, los cauces de los barrancos que forman la red de drenaje han sido destruidos y aterrazados. En el caso de la finca incluida en el interior del Paisaje Protegido de Rio Tinto, se ha producido, además, un incumplimiento de la normativa que rige la gestión del espacio protegido. En algunos casos, se han eliminado linderos y mojones de que delimitan con otras propiedades, como es el caso de la finca pública La Utrera, propiedad de la Diputación Provincial de Huelva. Desde el mes de mayo, dichas actuaciones han sido reiteradamente denunciadas por Ecologistas en Acción ante la justicia, el Defensor del Pueblo Andaluz y la Consejería de Medio Ambiente, sin que SILVASUR haya cesado en sus actividades agresivas con el medio natural y los espacios protegidos. Greenpeace y Ecologistas en Acción mantuvieron en octubre una reunión con responsables de la gestión forestal del Grupo ENCE con los mismos resultados. “Es un anacronismo que en pleno siglo XXI el monte mediterráneo pueda ser destruido y sus laderas aterrazadas con unos criterios y justificaciones propios de los años 60 y 70 del pasado siglo” ha declarado Juan Romero, de Ecologistas en Acción. “Este modelo de gestión es injustificable hoy día desde el punto de vista científico”.

Para seguir con estas actividades, la empresa SILVASUR utiliza como coartada el certificado PEFC de gestión forestal sostenible, sello que la entidad de acreditación AENOR le otorgó en 2002 para las 60.665,02 hectáreas que esta empresa gestiona en Andalucía.
Silvasur renunció hace tiempo al certificado de gestión forestal FSC (siglas del Forest Stewarship Council o Consejo de Manejo Forestal) dada su incapacidad de cumplir con los estándares de gestión forestal de este sistema más exigente y comprometido con el medio ambiente y con los aspectos sociales. El FSC es el único sello forestal apoyado por las organizaciones de la sociedad civil y respetado por los consumidores responsables de productos forestales. “Si Silvasur no es capaz de renunciar también al sello PEFC, su auditor AENOR debería rescindirle el certificado cuanto antes” ha señalado Soto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada