miércoles, 6 de enero de 2010

La ocupación artificial continúa siendo la principal presión sobre el territorio valenciano


Se acaban de publicar los resultados del año 2005 del Programa SIOSE (Sistema de Información de Ocupación del Suelo en España), coordinado y financiado por el Instituto Geográfico Nacional, dependiente del Ministerio de Fomento y ejecutado por las Comunidades Autónomas. En el País Valenciano el organismo responsable es el Instituto Cartográfico Valenciano. Este Programa mejora los resultados de un programa Equivalente,el Corine Land Cover de la Agencia Europea de Medio Ambiente, que estudió la ocupación del suelo entre 1987 y 2000, aunque con un grado de resolución menor (cuadrícula de 25 ha en lugar de 1 ha en áreas urbanas en SIOSE).

Los datos de ocupación del territorio valenciano son escalofriantes e indican una intensa aceleración en el lustro 2000-2005 frente a los anteriores datos de 1987-2000. El territorio artificializado (zonas urbanas, industriales, infraestructuras viarias, etc) llega a 160.197 has, un 6,90% de todo el territorio valenciano y supone un aumento del 37% en solamente cinco años. Ese índice de ocupación triplica el suelo artificial medio de toda España. Hay que tener en cuenta que en el periodo 1987-2000, trece años, el aumento de ocupación del suelo valenciano fue del 52%, que fue uno de los más altos de todo el Estado español. En total en estos 18 años (1987-2005) se ha más que duplicado la superficie artificial, pasando de 76.652 ha a las 160.197, o sea un aumento de 83.545 ha.

La principal componente de esa ocupación es el aumento de las urbanizaciones dispersas (de 42.531 ha en 2000 se ha pasado a 54.587 ha en 2005, un incremento del 28,3%), frente al más contenido aumento de los cascos urbanos (de 28.660 ha a 31.086 ha, un incremento del 8,5%).
El total de suelo urbano llega en 2005 a 85.669 ha, un 3,69% de todo el territorio valenciano. Por territorios destaca el caso de Alicante, con 42.700 ha (un 7,34% de toda la superficie de Alicante), superior a Valencia con 32.947 ha (un 3,06%) y a Castellón, con 10.021 ha (un 1,51%).
Aunque el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2007 ha paralizado muchos proyectos urbanísticos y ahora se presentan muy pocos nuevos, todavía están en tramitación más de 100 PAIs en las Comisiones Territoriales de Urbanismo, algunos de ellos paralizados por los tribunales, los Planes Generales de Ordenación Urbana aprobados y en tramitación promueven todavía desarrollos urbanísticos desmedidos e insostenibles.

En los últimos 20 años la intensa transformación de los suelos artificiales ha tenido impactos irreversibles en el paisaje, los espacios naturales, el patrimonio cultural y los recursos naturales, superiores a los sufridos en 2000 años de historia.

1 comentario:

  1. Cuando analizamos elimpacto negativo de las urbanizaciones en el medio natural, olvidamos con frecuencia, los gravísimos impactos ambientales y territoriales de las parcelaciones y posteriores urbanizaciones ilegales que han proliferado por doquier. Tengo mis dudas que las superficies afectadas por este fenómeno estén contabilizadas en este tipo de estudios.

    ResponderEliminar