sábado, 16 de enero de 2010

Una nueva generación de fármacos depende de conservar la biodiversidad


En muchas ocasiones se ha comentado que la destrucción de la biodiversidad tiene entre sus consecuencias que posibles nuevos tratamientos para enfermedades como el cancer, las osteoporosis y otras dolencias se pueden perder para siempre. Y han sido muchos los científicos que en los últimos años han señalado su preocupación, debido a que una nueva generación de fármacos, desde antibióticos hasta tratamientos para el cáncer, creados a partir de productos naturales podría desaparecer, a menos que el mundo actúe para detener la pérdida de la biodiversidad.

Gracias a la publicación del libro Sustaining Life: How Human Health Depends on Biodiversity (Para sostener la vida: Cómo la salud humana depende de la Biodiversidad), hemos podido conocer con detalle múltiples ejemplos de la relación entre la salud y la conservación de la biodiversidad. El volumen, de más de 500 páginas, editado y escrito por médicos de la Escuela de Medicina de Harvard, Eric Chivian y Aaron Bernstein, se apoya en el trabajo de más de cien expertos y científicos, quienes muestran con numerosos ejemplos cómo la naturaleza alberga miles de secretos para desarrollar nuevos tipos de analgésicos, tratamientos para la degeneración macular y vías inéditas para recuperar tejidos y órganos perdidos.

Uno de los ejemplos utilizados es el de la rana rheobatrachus, cuya hembra incuba a sus crías en el estómago, donde están protegidas por una sustancia que inhibe la acción de los ácidos gástricos y enzimas. Esta sustancia hubiera podido ser una valiosa contribución para el tratamiento de las úlceras humanas, pero el batracio que podía encontrarse en los bosques húmedos de Australia en la década de 1980 se extinguió para siempre.

El libro, incluye siete grupos de especies que podrían ser especialmente valiosas para la medicina: los anfibios, osos, conidae (una familia de caracolas marinas), tiburones, primates, cangrejos de herradura y gimnospermas, una especie vegetal que incluye árboles como el pino y el ginkgo.

De las seis mil especies conocidas de anfibios casi un tercio se encuentran amenazadas con la extinción. Estos animales producen una amplia gama de nuevas sustancias, algunas de las cuales se obtienen únicamente de los anfibios que viven en el medio silvestre, no de los que están en cautiverio. Algunos conidae producen un péptido que se estima es mil veces más potente que la morfina y que en pruebas clínicas alivió el dolor a pacientes con cáncer y sida avanzado. La ventaja de esta sustancia es que no genera dependencia.

De igual forma, los cangrejos de herradura, producen un péptido que ha mostrado indicios prometedores para tratar el cáncer de mama y próstata.

Estos y otros valiosos secretos médicos se pueden perder para siempre, debido a la destrucción de su hábitat, a la persecución directa, a la introducción de especies exóticas o por el cambio climático, por lo que es esencial que de forma urgente se adopten todas las medidas necesarias para detener la pérdida de biodiversidad.

1 comentario:

  1. Anónimo1/18/2010

    Hola

    Yo me estoy leyendo el libro ahora mismo y está buenisimo. Definitivamente la salud humana depende de la biodiversidad y hasta que punto.

    Hasta luego

    ResponderEliminar