sábado, 27 de febrero de 2010

La Declaración de Nusa Dua insta a la aplicación del Plan de Bali

La 11ª sesión especial del Consejo de Administración del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente ha concluido en Bali este viernes con una declaración (Declaración de Nusa Dua) en la que los países participantes muestran su preocupación por las crisis medioambientales y de desarrollo que sufre el planeta. En ella se reconoce la necesidad de fortalecer el papel del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente como autoridad medioambiental global en el establecimiento de la agenda internacional y para promover una aplicación coherente del desarrollo sostenible.

La declaración recoge diferentes compromisos en los campos de cambio climático, desarrollo sostenible, gobernanza medioambiental internacional, economía verde y biodiversidad y ecosistemas.

Respecto al cambio climático, la Declaración reconoce la opinión científica documentada por el IPCC sobre la necesidad de limitar el incremento de la temperatura global a menos de dos grados Celsius. En este sentido reafirma el compromiso con el proceso desarrollado por la Convención de Cambio Climático de Naciones Unidas para trabajar constructivamente de cara a lograr, antes de finales de 2010, un acuerdo global.

La Declaración respalda la decisión de organizar una Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible en el año 2012. Asimismo expresa el compromiso de realizar un mayor esfuerzo para fortalecer la arquitectura de la gobernanza medioambiental internacional, sobre la que se reconoce que en la actualidad se basa en muchas instituciones e instrumentos y se ha convertido en compleja y fragmentada. En este sentido, agradece a presentación de un abanico de opciones para realizar futuras reformas.

Economía verde y biodiversidad
La declaración de Nusa Dua reconoce el avance del concepto "economía verde" en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza, ya que puede abordar los retos actuales, aportar oportunidades de desarrollo económico y múltiples beneficios para todas las naciones. En este sentido hace un llamamiento al Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, para desarrollar plenamente el Plan Estratégico de Bali para el apoyo tecnológico y el desarrollo de capacidades para favorecer que los países en desarrollo y las economías en transición se beneficien de los logros del avance de la economía verde.

Por otra parte, y en relación con la biodiversidad y los ecosistemas, la declaración constata la amenaza y la presión que sufren actualmente. En este contexto se subraya la oportunidad única que representa la celebración en 2010 del Año Internacional de la Biodiversidad para abordar el problema y lograr los objetivos de la Convención sobre Diversidad Biológica (CBD).

No hay comentarios:

Publicar un comentario