viernes, 2 de julio de 2010

Doñana: Una reserva de la biosfera desaprovechada

30 años después de la declaración de Doñana como Reserva de la Biosfera por la UNESCO, Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife y WWF España denuncian que siguen sin aplicarse en la zona los criterios básicos del programa “Hombre y Biosfera” para hacer compatibles conservación y desarrollo.

Con motivo del XXX Aniversario de la declaración de la Reserva de la Biosfera de Doñana, y la reunión que se celebra hoy en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) del Comité español del Programa MaB, las principales organizaciones ecologistas del país, Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife y WWF advierten que en estas tres décadas se ha avanzado muy poco en poner en marcha la Reserva de la Biosfera de Doñana, ya que todavía no cuenta con los elementos imprescindibles para ello, como son: una delimitación adecuada, una zonificación en consonancia con las múltiples funciones de las reservas de la biosfera, un plan de gestión, un comité de gestión y un proceso de planificación participativo. En general se trata de una Reserva de la Biosfera que no se ha adaptado a la Estrategia de Sevilla (aprobada en 1996) y al Plan de Acción de Madrid (2008-2013), normas básicas a nivel mundial que regulan las Reservas de la Biosfera, ni al Plan de Acción de Montseny (2009-2013) y que tiene como finalidad regular las reservas de la Biosfera españolas.

El hecho de que los límites de esta Reserva de la Biosfera coincidan básicamente con los del Espacio Protegido, ha servido de coartada para no asumir la responsabilidad de poner en marcha el Programa Hombre y Biosfera desarrollado por la UNESCO para estas zonas. El Plan de Gestión y el Consejo de Participación del Parque Nacional de Doñana han servido aparentemente para cubrir el vacío de la Reserva de la Biosfera, pero no ha cumplido realmente la función que requiere el Programa MaB.

Las Reservas de la Biosfera deben cumplir con tres funciones complementarias: una función de conservación, una función de sostenibilidad, y también de apoyo a la investigación, educación y formación. Lamentablemente, en Doñana aún queda mucho por hacer para cumplir con estos objetivos.

Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife y WWF reclaman que se amplíe la Reserva de la Biosfera de Doñana hasta comprender todo el territorio que abarca el Plan de Ordenación Territorial del Ámbito de Doñana; que se incorporé todo el territorio del Espacio Natural Doñana como zona tampón (actualmente sólo lo son las antiguas zonas de preparque del Parque Nacional), dejando como zona núcleo el parque nacional, ampliado, más la zona marítima; y se pongan en marcha las medidas que establecen la Estrategia de Sevilla y los Planes de Acción de Madrid y de Montseny para lograr una adecuada gestión de la Reserva.

Incorporando estos cambios, la Reserva supondría una muy buena oportunidad para integrar conservación y desarrollo en Doñana, acabando con el enfrentamiento entre ambos conceptos que la zona arrastra desde los años 60. Y podría convertirse precisamente en el organismo que gestionase el Plan de Desarrollo Sostenible de Doñana. No tiene sentido que tras 30 años de Reserva se sigan planteando en Doñana proyectos como el desdoblamiento de carreteras, la construcción de oleoductos y gasoductos, el dragado del Guadalquivir o un trasvase desde el Guadiana, ni que se mantenga la sensación de impunidad en el uso ilegal del suelo y del agua.

Las organizaciones ecologistas consideran que las Reservas de la Biosfera se encuentran en Andalucía muy amenazadas, como lo demuestran los siguientes ejemplos. En la RB de las Dehesas de Sierra Morena están actualmente sobre la mesa proyectos para desarrollar en ella, atravesando Sierra de Aracena y Picos de Aroche, 3 autovías, una vía rápida y el oleoducto Balboa, mientras que en Tarifa, dentro de la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo Andalucía-Marruecos, se pretende construir un megapuerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada