jueves, 12 de agosto de 2010

Desaparición de las praderas de fanerógamas marinas

En el Año Internacional de la Biodiversidad tenemos que denunciar la desaparición de otros ecosistemas marinos de vital importancia en las costas andaluzas. Aspecto éste a destacar cuando se produce dentro de un espacio natural protegido como son los Corrales de Rota, catalogados como Monumento Natural de Andalucía.

Ecologistas en Acción de Rota ha remitido a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y a la Demarcación de Costas (Ministerio de Medio Ambiente) sendas denuncias contra los municipios que en la Costa Noroeste realizan vertidos de aguas no depuradas al litoral. Aspecto este que está en el origen de la desaparición de este ecosistema marino y la degradación de nuestro litoral.

El Monumento Natural "Corrales de Rota" estaba conformado por varios ecosistemas, en la zona sur de los corrales, mas resguardadas del oleaje gracias a la protección del frente del arrecife, se da un depósito de arena de gran tamaño, en la que se asentaban una pradera de la fanerógama marina, Cymodocea nodosa. Las fanerógamas marinas son Angiospermas (plantas superiores) adaptadas al medio marino y suelen formar agrupaciones de densidad elevada denominadas praderas.

Dentro de los criterios para la Gestión del Monumento Natural considera la conservación de las praderas de fanerógamas como elemento fundamental para la producción de los corrales. En la denominación de especies marinas protegidas se incluyen todas las fanerógamas marinas, y en el mediterráneo, diversas zonas se han declarado como reservas marinas por la presencia de este tipo de praderas dado el importante papel ecológico que desempeñan.

La importancia de estos ecosistemas marinos es aceptada por toda la comunidad científica. Estas praderas presentan una serie de ventajas a nivel ecológico que hacen que las zonas ocupadas por ellas sean susceptibles de protección: por la riqueza ecológica que representan , porque son excelentes hábitat para otros vegetales y animales (como lugar de puesta y alevinaje , por las condiciones de sobresaturación de oxígeno que tienen que son imprescindibles para la viabilidad de los primeros estadios, y por la disminución de la predación sobre los mismos), así como es de destacar también la importancia del papel que juega dicha pradera en la estabilización del sustrato, ya que las zonas colonizadas por Cymodocea nodosa presentan mayor profundidad de sedimento blando que aquellas descubiertas.

El estado de conservación de estos cebadales ha sido aceptable hasta finales de los años noventa (El Departamento de Biología animal de la Universidad de Cádiz realizó entre 1996 y 1997 un estudio financiado por la Consejería de Medio Ambiente en esta zona) si bien ya se apuntaban amenazas provenientes de las actividades en la zona, siendo una de ellas los vertidos de aguas sucias de emisarios submarinos.

Estas praderas según apuntan todos los estudios son muy susceptibles a la contaminación de las aguas y la turbidez de las mismas, aspectos estos que han ido incrementándose en el litoral de la Costa Noroeste a lo largo de los últimos diez años, donde la Junta de Andalucía no ha anticipado las infraestructuras suficientes que garantizaran la conservación del litoral frente al desarrollismo urbanístico de estos últimos años. Así en Costa Noroeste nos encontramos situaciones como: Sanlúcar de Barrameda depura mal, cuando no vierte directamente a la playa; Chipiona no depura absolutamente nada y Rota, con una macrourbanización como Costa Ballena que en verano alcanza la misma población que el municipio roteño, no puede depurar la cantidad de aguas residuales generada por una población que estimamos se triplica y que lleva esperando de la Administración autonómica cinco años la ampliación de su depuradora.

En las denuncias remitidas a la Consejería de Medio Ambiente y Costas, Ecologistas en Acción de Rota ha solicitado:

A) La supresión de todo tipo de vertidos al mar que afecten al Monumento Natural.

B) La puesta en funcionamiento de estaciones depuradoras de aguas residuales que garanticen el tratamiento al cien por cien de las aguas residuales que se generan en el litoral de Costa Noroeste. Teniendo en cuenta la población estacional durante los meses veraniegos y el desarrollo urbanístico que desde la propia Junta de Andalucía se ha potenciado (Costa Ballena y los crecimientos urbanísticos residenciales de las poblaciones costeras).

C) La realización de un estudio comparativo con los realizados por la Universidad de Cádiz o el CSIC los años 1990 e inicios del 2000 (Dr. Hernando Casal y Dr. Alberto Arias) y que nos aporten datos del deterioro medioambiental de este frente litoral, al objeto de determinar medidas correctoras y de gestión del mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada